fbpx
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
perdon y gratitud
Perdón y gratitud, palabras difíciles.

Bienvenidos al episodio «PERDON y GRATITUD» del podcast Cómo Ser Extraordinario. Atreverse a pedir u otorgar el PERDÓN, y la GRATITUD son cosas a las que en ocasiones no les damos la importancia que se merecen, pero que pueden hacer una enorme diferencia en nuestras vidas.

Primero que nada, antes de pasar a las notas de este episodio, quiero desearte una muy FELIZ NAVIDAD. Segundo, te dejo con el episodio para que lo escuches en Spotify, no sin antes recordarte que también puedes encontrarlo en Apple Podcast y en Youtube.

 

Y ahora sí…

Aquí mis notas del episodio:

PERDON y GRATITUD, son cosas que deberían darse todo el año, no sólo en esta época. Aunque sí hay que decir que la navidad es la excusa perfecta para unir a la familia y a los amigos y para hablar con cualquiera. Así que aprovechémos esta temporada y seamos agradecidos, perdonemos y pidamos perdón de ser necesario.
 
Pero vayámonos por partes, primero…

PERDON

La falta de perdón es algo que puede causar división entre nuestros seres queridos, ya sea porque no perdonamos o porque no nos perdonan, son situaciones que a todos nos pueden llegar a pasar alguna vez; pero la idea con este episodio es que no nos pase más y que de aquí en adelante, estas situaciones no queden así por nosotros, ya si nos equivocamos y alguien no nos quiere perdonar que sea cosa de ellos ¿ok?
 
Ahora bien, por una parte está el pedir perdón, por otra el darlo. Pedir perdón conlleva aceptar un error frente a alguien más y no cualquiera admite que se equivocó; y perdonar… de eso quiero hablar hoy.
 
Perdonar no es sinónimo de olvidar, y de hecho en ocasiones es imposible, sobre todo cuando la situación estuvo fuerte; pero sí es posible que no lo traigas presente cada que ves a esa persona.
 
Toma en cuenta que el no perdonar le afecta más al ofendido que al ofensor, o sea, me afecta más a mí el no perdonar que el no ser perdonado.
 
No perdonar, aunque no lo creas, es una semillita de amargura que cuando brota no la paras; o es como aplilar ladrillos, uno tal vez no haga mucha diferencia, pero luego de varios llega un punto en el que se formará una muralla muy difícil de derrumbar.
Muchas personas lo hacen y terminan aislándose a sí mismas.
 
Todos fallamos y las personas nos van a fallar tarde o temprano. Ninguno de nosotros es perfecto. Nos fallamos incluso a nosotros mismos. ¿Te acuerdas que a principios de año te prometiste muchas cosas? ¿cuántas de ellas cumpliste? No hiciste lo que dijiste y no se acabó el mundo ¿verdad?
 
Si perdonáramos a los demás como nos perdonamos a nosotros mismos la mayor parte del tiempo, nuestras relaciones serían muy distintas y causaría un gran impacto en nuestro entorno. Aunque otro problema es que hay ocasiones en las que no nos perdonamos ni siquiera a nosotros mismos.
 
A veces nos preocupamos tanto por estar bien con todos que nos olvidamos de nosotros mismos; no puedes olvidar que primero debes estar bien tú, suena egoísta, pero es la verdad, si tú no estás bien tus posibilidades de ayudar no son muchas. Recuerda que no podemos dar lo que no tenemos.
 
Una última cosa del perdón, el perdón no se condiciona. Eso de «te perdono pero ya no hagas tal o cual» es como vender tu perdón, el perdón se da sin esperar nada a cambio. Si te volviera a fallar esa persona, quiere decir que esa persona tiene un problema, y ya será decisión tuya si le das otra oportunidad, te quedas o te vas y resuelves tu asunto por otro lado, pero el perdón es aparte, no te quedes tú con el problema.
 
Viendo esto último desde un punto de vista laboral, por ejemplo, si la persona te dijo varias veces que te apoyaría y te quedó mal, toma en cuenta que tal vez ni siquiera estaba en su capacidad esa tarea y simplemente te decía que sí lo haría porque le importas y no quería quedar mal contigo. Ahí no te queda más que perdonar y buscar cómo solucionar el problema, no te quedes con resentimiento.
 
Bien dice el proverbio que: Cuando se perdona una falta se cultivan la amistad y el amor, pero si mantienes presente la ofensa, apartas al amigo.
 
Vamos a hablar ahora un poco sobre…

GRATITUD

No me refiero al simple hecho de decir «gracias» cuando te ceden el paso, aunque los buenos modales nunca están de más. Me refiero a ser agradecidos por lo que tenemos e incluso por lo que no tenemos.
 
Sí suena raro eso de agradecer lo que no tienes pero espera, deja me explico.
 
Dicen que nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, eso pasa mucho porque damos por sentado muchas cosas, nos acostumbramos muy fácil a lo bueno y por lo mismo lo perdemos de vista pero ¿por qué esperarnos a perder las cosas?
 
Por eso, si pensamos tal vez en dar gracias por lo que no tenemos puede que nos venga una idea más clara de lo que tenemos.
 
Lo que pasa es que, por nuestro ego, a veces nos gusta vivir con la idea de que «nos deben algo», que si trabajamos duro merecemos una gran recompensa, y la vida, por si no te habías dado cuenta, no siempre es así.
 
Hay gente que podría decirse que no ha hecho nada y «tiene todo», prácticamente se ganan la lotería y no hacen mas que desperdiciar. Otros, aunque tenemos que trabajar, no nos falta nada, pero desgraciadamente, como te digo, en ocasiones damos por sentado las cosas buenas que tenemos, damos por hecho que el agua caliente en nuestra casa y los pares de zapatos que tenemos apilados sin usar y todas las comodidades que tenemos son por mero esfuerzo de nuestro trabajo y los merecemos y/o que siempre van a estar ahí, cuando hay personas en otros lugares, que al día de hoy trabajan igual o más duro, a quienes no se les han presentado las mismas oportunidades que a nosotros y tienen menos.

Cómo agradecer te preguntarás…

Agradecer lo que tienes, puede parecer sencillo: agradecer por que tienes un casa, comida, agua, luz, internet, familia, amigos; pero a veces aunque sí encontramos mucho que agradecer, nos quedamos cortos en entendimiento.
 
Es por lo anterior que considero que también es importante pensar en lo que no tienes, por ejemplo:
  • En lugar de agradecer sólo que tienes casa, piensa que no tienes frío o calor, según el clima, ni tienes que vivir en la calle.
  • Sobre la comida piensa que no tienes hambre, ni tienes que conformarte con «lo que hay» y puedes pedir a domicilio la comida que se te antoje.
  • Si tienes luz no tienes que trabajar a oscuras.
  • Si tienes internet no tienes que quedarte conformarte con la información y el entretenimiento que tienes a la mano.
  • Si tienes familia y amigos que se preocupan por ti, quiere decir que aunque a veces te sientas solo, no tienes porque estarlo.
Al final, viene siendo lo mismo que agradecer lo que sí tienes, pero te puede dar otro punto de apreciación, es como ver los dos lados de la moneda.
 
Con todo esto no estoy diciendo que te vuelvas conformista y ya no aspires a más. Digo que sigas tu camino con plena consciencia de lo que tienes, agradecido de ello y que continúes alcanzando tus metas.
 
Ahora, si de casualidad pasó por tu cabeza una pregunta como: ¿A quién agradecer lo que tengo? Supongo que es porque no crees en nada; yo le agradezco a Dios por todo, pero aunque no sepas a quien a gradecer de todas maneras te invito a que intentes agradecer más por lo que tienes y lo que no.

Perdonar y agradecer…

Hacerlo no te hace menos fuerte, ni deben hacerte sentir asi; al contrario, demuestra tu fortaleza, te ayudan a sentirte mejor y a relacionarte mejor.
 
A veces el orgullo nos engaña y nos hace pensar que si no le hablamos a X persona somos mejores y más fuertes, y nos quedamos con el «hasta que no venga y se disculpe, no l epienso dirigir la palabra» o algo así.
 
Un carácter fuerte no es ese del se hace el tipo duro o se enoja facilmente, al contrario, ese es el carácter débil, aunque quiera aparentar ser fuerte; los de fuerte carácter son los que están llenos de templanza y no los mueve nada.
 
El tiempo es lo más valioso que tenemos, por ello debemos aprovecharlo al máximo y no nos conviene desperdiciarlo amargándonos la vida pensando en lo que nos hicieron o en lo que según nosotros «nos falta» para sentirnos satisfechos. 
 
Asegurémonos de no pagar mal con mal, y procuremos hacer bien a todos.
 
TAREA:
1.- Perdona, a quien necesites perdonar, incluso a ti mismo de ser encesario.
2.- Piensa en 10 cosas por las que estés agradecido, (trata de hacerlo todos los días).*
 
*Te regalo la primera, si estás leyendo esto significa que tienes internet o a alguien que te lo compartió porque le importas, cualquiera de las dos son muy buenas razones para estar agradecido, te faltan 9 para completar tu tarea de hoy.
 
Este episodio no fue fácil, me saca de mi comodidad y espero que a ti también. No soy perfecto, me equivoco y me enfrento a esto tanto como cualquiera, pero mientras tenga la posibilidad de aportarte aunque sea un poco trataré de hacerlo. 
 
Así que quieres ser extraordinario… comencemos a hacer esas cosas positivas que casi nadie hace, aprendamos a perdonar y a dar gracias. Tenemos tarea.
 
Por mientras, te deseo nuevamente una muy feliz navidad y espero que la disfrutes con tus seres más queridos.
 
Chao.
 

Así como las Notas del episodio: PERDÓN y GRATITUD, en este espacio seguiré subiendo más contenido habitualmente, así que no olvides seguirme en redes sociales, suscríbete y Sé EXTRAORDINARIO.